Fotografía y Comunicación

Clave para congelar el movimiento: La Composición

Es cierto que puedes congelar un auto a 200 kilómetros por hora o las aspas de un ventilador encendido, pero ¿se verían tan diferentes si los fotografiaras sin movimiento?

Seguramente no habría mucha diferencia, aunque la técnica estuviera bien ejecutada. Por eso, la elección del tema que vayas a fotografiar y el momento exacto que realices la captura son la clave para conseguir un buen resultado, algo que transmita algo al espectador.

El vuelo de un pájaro, una botella estrellándose contra el suelo o un globo explotando, son ejemplos de momentos únicos que transmiten esa fugacidad que buscas congelar.

Por este motivo, es una técnica que se suele utilizar mucho en fotografía de deportes, vida salvaje o cualquier actividad que implique acción.

En cuanto al encuadre, debes tener muy en cuenta el movimiento que va a realizar el sujeto u objeto fotografiado, por lo que obsérvalo primero y predice cuál será su trayectoria antes de disparar tus fotografías.

No te olvides de respetar (si quieres) la regla del movimiento, que es muy parecida a la de la mirada, ya que consiste en dejar espacio (o aire) en la zona hacia donde se moverá el objeto fotografiado.

con fuente: Tina Tatay

próximo puesto

Atrás puesto

Deja un comentario

© 2017 Villasmil Henry

Desarrollado por Villasmil Henry | Tema Hitchcock de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: